Design is everywhere

Concept inbox official blog

La guía del diseñador freelancer: Saber decir NO

En primer lugar, tienes permitido decir NO.

Es una respuesta perfectamente aceptable y siempre es una opción .

No estás obligado a aceptar cualquier trabajo que te ofrezca un cliente ni tampoco a aceptar una valoración injusta de tu trabajo.

Hay muchos profesionales independientes que pasan por esto día a dia y es necesario cortar de raíz esta situación. Hay veces que olvidamos que nosotros somos los que llevamos el control de nuestro trabajo y que no debemos ser dependientes de posibles clientes que seguramente nos den más quebraderos de cabeza que los beneficios reales que saquemos de esos trabajos, si es que sacamos alguno. Tienes que ser totalmente consciente de que tienes el derecho a rechazar un trabajo y para ello no necesitas segundas opiniones.

Tu decides, no hay más. Después de todo, eres un trabajador freelancer. ¿Qué pasa si te equivocas? Pues que, seguramente, te terminarás arrepintiendo más de los trabajos “tóxicos” que aceptas que de los que rechazas.

El hecho es que, no serás realmente un freelancer 100% hasta que rechaces alguna vez un trabajo o cliente, porque a lo largo de nuestra carrera, siempre se nos presentarán trabajos no convenientes, la diferencia estará en saber decir NO.

La primera vez que te ofrezcan un trabajo y te des cuenta de que seguramente te dará más problemas que beneficios, y digas  “NO, gracias”, comprobarás realmente la satisfacción de ser independiente.

Por supuesto, no se trata de decir ‘NO’ sólo por estar cansado, o por motivos intrascendentes profesionalmente hablando.

Si rechazamos un trabajo será porque, consideramos que no es bueno para nosotros, porque el cliente es desorganizado, porque es un trabajo que sabemos que sólo puede acabar mal, clientes que no pueden pagar, etc.

Todos estos pueden considerarse trabajos tóxicos.

Después de un tiempo experimentando esto, cuando se te presente la oportunidad, sabrás diferenciar qué trabajo no te conviene, aún cuando aparentemente tenga pinta de ser un buen trabajo.

Todo lo que haces a lo largo de tu carrera profesional es lo que te define como profesional y lo adecuado es que seas tu quien lo controle y no sean las circunstancias las que te empujen a hacer cosas que realmente no quieres hacer.

En definitiva, saber decir NO definirá quién eres como profesional, y hacia donde quieres ir.

Decir que no es la forma de desvincularse de clientes no rentables , de seguir avanzando, de evitar que te disperses de tus objetivos, y de no dejarte llevar hasta terminar haciendo un trabajo que odias.

Pero no todo vale, cuando un cliente te pide algo y quieres rechazarlo, hay que saber decir NO, aunque no de cualquier forma. Aquí te dejo una lista de buenos argumentos:

“Lo siento, pero yo no sería una buena alianza para llevar acabo este proyecto . No sería justo tener la oportunidad de trabajar en esto y terminar sin hacer un buen trabajo. Si deseas, puedo ponerte en contacto con algunos freelancer que podrían encajar mucho mejor en el proyecto”.

” Gracias por la oferta, pero no soy la mejor opción para este tipo de trabajo . Me centro principalmente en identidad digital y branding. Si deseas puedo facilitarte un par de nombres de diseñadores de páginas web” .

” Uy, No querrías verme trabajando en esto. Sinceramente, estoy un poco loco y mi esquema mental funciona de manera diferente al resto. Me metería en un grave problema si aceptase, pero me siento halagado de que hayas pensado en mi para hacerlo ” .

“Te pondré en contacto con un freelancer que es un crack en esto. He disfrutado del trabajo hasta ahora, pero no soy el adecuado para lo que necesitas ahora. ”

Hay que entender que los clientes casi nunca reciben negativas de un freelancer . Algunos se sorprenderán y otros puede que hasta se indignen y se ofendan. Así que, no hay que ser iluso. Pero puede pasarte lo contrario también y que salgas beneficiado de la situación, dándole al posible cliente buena impresión por haber sido sincero. Bueno, a veces.

También tendrás que decir “no” cuando no te ofrezcan el dinero que realmente vale tu trabajo.

“No sé cómo hacer un buen trabajo con un presupuesto tan ajustado, y  seguramente tu tampoco acabarías contento con el resultado . Pero te agradezco la oportunidad. Tal vez podamos trabajar juntos en el futuro “.

“No hay problema. Me encantaría volver a hablar contigo cuando la cuestión económica sea mejor a la actual . Gracias por preguntar y tenerme en cuenta ” .

” Es comprensible. También hay gente que cobra bastante más que yo por el mismo trabajo. Estoy seguro que podrás encontrar a otro freelancer que se ajuste a tu presupuesto, o incluso menos. ”

“Lo siento, pero no financio proyectos, no estoy en condiciones para hacer esto. ¿Hay alguna alternativa para que puedas hacerlo? ”

“En realidad, si acepto hacer el trabajo por debajo del presupuesto, esto es lo que seguramente pasará: Yo estaría todo el tiempo descontento con el proyecto e indirectamente también con usted como cliente y seguramente trataría de apurar el trabajo sin fijarme en hacerlo realmente bien. Eso, o empezaría a posponerlo eternamente mientras hago otros trabajos que sí son rentables para mi y cada vez que viera su número al llamarme por teléfono no se lo cogería… Y así eternamente, así que, francamente, esto no nos conviene a ninguno de los dos. ¿Está de acuerdo?

( Por supuesto, que no vas a hacer esto todo el día todos los días. Esto es como la receta para comprar aspirinas, tendrás que tomar una sola para cuando tengas algún quebradero de cabeza puntual, no te tomes el paquete entero. No hace falta que te diga esto).

¿Debo rechazar un trabajo cuando estoy muy ocupado?

Te diría que, a los clientes buenos y frecuentes trates de no rechazarlos nunca. En cambio, a los nuevos que es probable que no repitan, no lo dudes.

Si un cliente bueno y estable te pide un trabajito pequeño a modo de favor, casi insignificante para nosotros pero algo de valor para ellos, hazlo y queda como un rey. Esto te reportará beneficios más adelante cuando este mismo cliente no dude en contratarte.

Si un cliente te encarga un proyecto que se escapa de tus conocimientos o va mas allá de tus habilidades, dices “No creo que en este trabajo pueda entregar un resultado que cumpla con el mínimo de calidad que acostumbro a entregar. Como sabes me gusta buscar la perfección. Si teniendo en cuenta esto quieres que hagamos el proyecto estaré encantado de hacerlo, o puedo ponerte en contacto con alguien que te pueda ayudar.”

Ah, y por último y no menos importante, esto. No debes rechazar ese proyecto grande e imponente de ese cliente de los BUENOS que durante mucho tiempo estuviste deseando. No puedes permitirte tener ese miedo que te paraliza y te hace creer que no tienes lo que hay que tener para llevar a cabo un proyecto así y que te hace pensar que puedes fracasar en público y arruinar tu carrera.

La respuesta es, ese trabajo debes ACEPTARLO más que ningún otro.Fracasa si tienes que hacerlo, pero NUNCA digas NO a una oportunidad así por ese motivo.

Fuente